Florero con biberón reciclado

Hola a todos…

Este viernes les presento más fotitos de los cubos de tela que estoy haciendo para mi hija. Quisiera tener más tiempo para avanzar más rápido, pero mi trabajo fuera de casa y mis labores de madre y esposa, no me lo permiten. Sin embargo, para no aburrirlos, ni hacerlos esperar, les preparé para este viernes una manualidad que se me ocurrió en un chispazo de creatividad.



Ya tengo casi todos los animalitos, esto es un gran avance porque dan bastaste trabajo por todos los detalles que llevan, tengo que coser varias piezas, muchas de ellas pequeñas, algunos detalles que son muy muy pequeños (como los ojos) los tengo que bordar en lugar de coser. Recuerden que no podemos pegar ojitos de plástico porque podría ser perjudicial para nuestros pequeñines. A pesar del trabajito, estoy muy satisfecha con el resultado, tomando en cuenta que es la primera vez que hago esto.



Solamente me quedaría hacer las flores y las frutas; y luego coser los lados de cada cubo, rellenarlos y cerrarlos.

Bien, la próxima semana en mi país es feriada (Week Off) porque es la Semana Santa, así que espero poder terminar los cubos.

Florero con biberón reciclado

La manualidad que les presento hoy se trata de un florero. No he tenido que salir en busca de ningún material. Estaba un día lavando los biberones de mi hija, los cuales he reducido a la mitad porque estamos tratando de que poco a poco los vaya dejando. Así que tengo varios biberones por ahí que ya no usamos. Dirigí mi mirada hacia uno de esos viejos biberones y me dije a mí misma que debía deshacerme de ellos, y planeé botarlos el fin de semana.
Pero, luego quedé viendo el biberón y me pareció que tenía una forma muy bonita y que podía usarlo para convertirlo en un pequeño florero.

En seguida les cuento cómo lo hice:

Materiales:
  1. Un poco de foami que cubra todo el biberón
  2. Foami texturizado tipo toalla para simular un poco de césped
  3. Foami escarchado para decorar
  4. Pegamento de silicón caliente
  5. Varios limpiapipas 



Herramientas:
  1. Regla
  2. Tijeras
  3. Pistola para silicón caliente
  4. Cutter
  5. Perforadora de foami
  6. Plancha



Paso a paso:

1. Un día antes lavamos bien el biberón y lo dejamos secar por completo. Les recomiendo usar un poco de vinagre para quitar completamente cualquier residuo de grasa o suciedad. El biberón tiene que estar muy limpio y seco.

2. Forramos todo el biberón con foami, pero antes calentamos el foami con la plancha (no es planchar), solamente lo acercamos a la plancha caliente hasta que se ponga sueve y sopladito. Esto es para termoformar el foami y que se adapte a la forma y contorno del biberón. 

3. Docoramos el jarrón a nuestro gusto con algunas aplicaciones del material que queramos o también podemos pintar.

4. Ahora hacemos las flores de limpiapipas. También podemos hacerlas con fieltro o foami. Pero quise proponerles algo muy sencillo, así que elegí los limpiapipas, porque son muy flexibles y fáciles de trabajar, pues no tenemos que coser (en el caso del fieltro), ni usar moldes para termoformar (en el caso del foami).

5. Para hacer las flores, primero tomamos un limpiapipas y lo cerramos en forma de espiral para formar el centro de las flores y pegamos al final (ocupamos la mitad de un limpiapipas). Luego cortamos un limpiapipas en cuatro partes iguales y con cada una haremos un pétalo, pegando los extremos y dándole la forma que queremos. De este mismo modo hacemos las hojas.

6. Después pegamos cada pétalo en el centro, seis pétamos por cada flor. 

6. A cada flor le pegamos un limpiapipas verde para hacer el tallo. Les recomiendo hacerlo doble para darle mayor resistencia. Esto lo hacen simplemente enrollando entre sí dos piezas de limpiapipas. Hagan cada tallo de diferentes tamaños para que el florero nos quede más bonito y las flores no peguen una con otra.

8. Pegamos las hojas a los tallos y ya tenemos las flores listas.

8. Pero antes de colocarlas rellené el jarrón con papel, y puse el foami toalla para tapar. Las flores solamente las pegamos con silicón, pero hacemos un pequeños círculo en el extremo inferior para fijar mejor.

9. ¡Ya tenemos listo nuestro florero! Y pensar que estuvo a punto de ser tirado a la basura…




Esa es una de las razones por la que me gustan las manualidades, además de ser un importante ejercicio mental y una herramienta anti estrés, también nos permite reciclar muchas cosas que tenemos en casa. Recordemos cuidar nuestro planeta. Es el único lugar que tenemos para vivir y es donde crecerán nuestros hijos y futura descendencia. Cuidar el planeta es parte de nuestra responsabilidad como padres, y es algo que debemos enseñar a nuestros hijos.
Después de enseñarle a mi hija su florerito, no perdí la oportunidad de explicarle que era un biberón que ya no servía para tomar lechita, pero que pudimos hacer algo bonito con él y salvarlo de ser tirado a la basura. Le expliqué que hay cosas que se deben botar, otras que no, y otras que se pueden transformar.


Antes y Después 


Como siempre, espero que les haya gustado esta manualidad y que se animen a crear. Si les gustó este post les invito a compartirlo.

Saludos y feliz fin de semana