Inteligencia Kinestésica

La inteligencia kinestésica es la capacidad de controlar nuestro cuerpo a través de movimientos coordinados, como los deportes, la danza y habilidades manuales.

Mucho hablo, en mis proyectos de manualidades y actividades para niños, sobre la motricidad fina. Esta es una habilidad relacionada con la inteligencia kinestésica porque implica una coordinación muy precisa cuando manipulamos objetos pequeños con las manos. 

Pero los deportes y la danza son las habilidades más importantes que suelen las personas con este tipo de inteligencia. Es una sensibilidad de mover nuestro cuerpo a conciencia, recordemos que todo se origina en el cerebro, aún el simple hecho de levantar nuestras manos. Pareciera contradictorio, pero las actividades físicas requieren una alta concentración mental.

Las actividades que involucran la inteligencia kinestésica no solo ayudan a liberar energía, sino también a expresar sentimientos y emociones. La mayoría de los niños pequeños que aún no han aprendido a expresarse correctamente, usan mucho este medio de comunicación. Por eso es importante facilitarles un entorno adecuado para el desarrollo físico y proponerles juegos o actividades que inviten al movimiento. 



Hasta hace poco he empezado a leer sobre las inteligencias múltiples, así que no sé de dónde me vino la idea para estimular la inteligencia kinestésica en mi hija desde que era una bebé. La verdad es que siempre he querido estimular su desarrollo en todas las áreas, sin presionarla, sin agobiarla y evitando en todo momento sentimientos de frustración al no poder hacer algo. Con los slogan permanentes de que “es divertido aprender” y “aprender jugando”.

Como les mencioné en el primer post sobre las inteligencias múltiples, no todos los niños tienen altamente desarrollados todos los tipos de inteligencias. Hay niños que son buenos en matemáticas, a otros les gusta hablar mucho, etc. Muy pocas personas, esas que llamamos multifacéticas, pueden tener habilidades de todas o casi todas las inteligencias. 



En el caso de la inteligencia kinestésica, los padres debemos estar atentos si observamos alguna habilidad especial en nuestros niños, para poder conducirlos adecuadamente en el desarrollo de esas habilidades. Por ejemplo, mi hija aprendió a saltar muy pronto, solo tiene 2 años y gira sobre su propio eje con gran velocidad y en un pie, además es muy elástica, se sienta y abre las piernas, las lleva hacia los lados, etc. eso me hace pensar que podría gustarle la danza. Estamos esperando que cumpla los 3 años para inscribirla en clases de jazz o de ballet, si le gusta se queda, si no, no.


¿Cómo podemos estimular la inteligencia kinestésica en bebés?

1. Recuerdo que cuando era una bebé muy pequeña, estimulaba a mi hija para que levantara su cabecita, poniéndola boca abajo sobre mi pecho, tenía como 2 meses, y yo le decía ¡vamos a hacer ejercicios!

2. También cuando aún no podía darse vuelta en la cama, yo la acostaba y le daba vueltas hacia un lado y hacia otro, haciéndola rodar suavemente en la cama.

3. Y los masajitos en los pies todas las noches, acompañados de movimientos de piernas (tipo bicicleta y tipo tijera). Estos masajes en los pies les ayuda mucho a desarrollar el sentido del tacto. Mi bebé muy pequeñita se quedaba quietecita observándome y parecía que analizaba lo que estaba sintiendo en sus pies.

¿Cómo podemos estimular la inteligencia kinestésica en niños pequeños?




Cuando ya caminan se nos abre todo un abanico de opciones.

1. Una tarde llegué del trabajo a casa. Busqué un marcador de agua y tracé dos líneas en el piso. Luego le dije a mi hija que ella tenía que caminar sobre una línea y yo en la otra. Ya con esto les ayudamos a equilibrar su movimiento porque tienen que caminar en línea recta. Pero el juego va más allá. Teníamos que hacer el recorrido con muchas variantes. Primero caminando normalmente, luego saltando, corriendo, marchando como soldado, gateando, con las manos en la cabeza, con las manos hacia afuera, etc. No pensé que este juego le iba a gustar tanto a mi hija, al día siguiente ella buscó el marcador y garabateó el piso y me pidió que jugáramos.

2. Los clásicos e infaltables juegos con pelotas. Patearla hacia una dirección específica, lanzarla al aire, enseñarles a que la atrapen con las manos, etc.

3. Dejarlos saltar libremente en la cama.

4. Llevarlos a parques adecuados a su edad. Este fin de semana llevamos a nuestra hija a un lugar donde se divirtió en un brinca brinca, toboganes, columpios, escaló grandes escaleras (de material suave apto para evitar que se golpeen), y también atravesó un puente colgante!! Con protección a ambos lados para que no se caigan, pero muy movedizo para equilibrar el cuerpo.

5. Bailar… diferentes ritmos y diferentes movimientos. Me gusta ver a mi hija moviendo su cabecita con mucho ritmo cuando escucha una música disco de los años 80.

6. Ejercicios con movimientos lentos, que invitan a la concentración.

A moverse!!!!!!

Feliz día!!