¡Por fin! Están listos los cubos didácticos!!!

Con un poco de pena quiero compartir este post con el trabajo final de los cubos didácticos. Si se perdieron las entradas anteriores, les presento un resumen de esta manualidad. También pueden conocer más detalles pinchando aquí y aquí. Ahí tienen los materiales y algunas orientaciones de cómo hacerlos. También la sección de descargaspueden obtener algunos moldes.




Como les explicaba, no son simples cubos de tela para hacer torres. Estos cubos están diseñados para enseñar muchas cosas a los pequeñines. Están elaborados de fieltro, aunque también pueden usar cualquier otro tipo de tela y el relleno es esponja, de esas que se emplean para elaborar colchones.

Con estos cubos podemos estimular dos habilidades muy importantes para la inteligencia lógico matemática, como son la asociación y clasificación de objetos similares. Y además podemos enseñar nuevo vocabulario, tanto en español, como en inglés.

Si te interesa, sigue leyendo...



Ya saben que los cubos tienen 6 lados. Así que escogí 6 temas diferentes.

1. Letras
2. Números
3. Flores
4. Animales
5. Frutas
6. Figuras geométricas

Para las letras, me pareció buena idea formar el nombre de mi hija. Como su nombre tiene 7 letras, tuve que hacer 7 cubos.

Los números tuvieron que ser del 1 al 7.

Y luego escogí 7 flores, 7 animales, 7 frutas y 7 figuras geométricas.

La idea es que cada cubo tenga una letra, un número, una flor, un animal, una fruta y una figura.

Una vez armados los cubos, podemos jugar con ellos de diferentes maneras:

Juego No. 1

Nos sentamos en el piso y le pedimos a los niños que busquen el animal en cada cubo y lo coloquen hacia arriba. No olvidemos felicitarlos efusivamente cada vez que encuentren el animal. Luego revolvemos todos los cubos y hacemos lo mismo, le pedimos que busquen todas las flores, y así sucesivamente, luego las frutas y las figuras. Mi hija tiene 32 meses. Así que por el momento no estamos usando las letras, ni los números.













Juego No. 2

Le pedimos que nombre cada figura (excepto las flores), pero pueden aprender muy bien a nombrar la sandía, la pera, el cuadrado, el círculo, el ratón, el elefante, etc. Cuando ya dominen bien el vocabulario en español, podemos avanzar y enseñarle las mismas palabras en inglés.

Juego No. 3

Simplemente que cuentes los cubos. Aunque no identifiquen los números, basta con que sigan la secuencia del 1 al 7. (Recuerden que hablo de una niña de dos años y medio, si sus pequeños son mayores pueden enseñar un poco más).

Juego No. 4

Las tradicionales torres o trencitos de cubos.

Juego No. 5

Guerra de cubos. Como son de un material muy liviano, podemos lanzarlos en una guerra, verán cómo se divierten.

También pueden usarlos para decorar la habitación de los niños, formando su nombre.

Bueno, si se animan a hacer estos cubitos, les voy a ser sincera, tienen que tener mucha paciencia. Si notan las entradas anteriores, verán que ha pasado mucho tiempo desde que empecé este proyecto; y es más, lo logré terminar gracias a la ayuda de mi hermano, quien se compró una máquina de coser y en unos minutos unió los lados de todos los cubos. No miento que las puntadas hechas a mano quedan más bonitas, pero tuve que auxiliarme de la máquina de coser para poder acabarlos. Pero eso sí, los dibujitos que lleva cada cubo sí que tienen que hacerlo a mano. No recomiendo que usen pega porque los niños son bien traviesos y pueden despegarlos.



Este y el libro sensorial (o Quiet Book) son dos bonitos proyectos que he hecho para mi hija, y que aparte de darle unos minutos de entretenimiento, también le ayudan a aprender cosas nuevas. Además, si los cuidamos pueden ser un bonito recuerdo de su niñez. Cuando ella esté grande (y quizá yo ya no esté) podrá recordar que las manos de su madre hicieron esos juguetitos.